Avisar de contenido inadecuado

La verdadera fecha del nacimiento de jesús que la iglesia no siga alimentando una mentira que sirve para adorar a otros dioses

{
}

La verdadera fecha del nacimiento de Jesús

Enviado por Héctor Orellana el viernes, 21 diciembre, 2007 a las 3:49:00 PM Héctor Orellana

La fecha exacta del nacimiento del Señor Jesús nadie la conoce exactamente, aunque lo único que se puede decir con certeza es que no nació el 25 de diciembre. Sí, ¡no nació el día en que todos lo celebramos! ¿Y cuándo fue entonces?

El pastor chileno Miguel Mondaca (en la foto) es un estudioso de la Biblia y es por eso que recojo un artículo que publicó en la página web de su iglesia, Unión de Centros Bíblicos Los Avellanos, de la comuna de Ñuñoa, en Santiago de Chile . Una vez dio a conocer este estudio en su programa radial "Nuestro Punto de Vista", el que tenía hace muchos años atrás en Radio Armonía.

Es notorio según el relato bíblico que Jesús no nació en invierno, porque "(...) había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño (...)" (Lucas 2:8). Los pastores estaban, por consiguiente, en el campo con sus rebaños a la intemperie y esto sería imposible el 25 de diciembre, recordemos que en el hemisferio norte el invierno comienza el 21 de diciembre y en el hemisferio sur empieza el verano.

Los estudios de las costumbres de las tierras bíblicas muestran que los pastores en Palestina traían sus rebaños del pastoreo en el campo a los rediles siempre antes del 15 de octubre, esto da prueba de que es imposible el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre, a menos que

la Biblia mienta, cosa que todos los verdaderos cristianos rechazamos tajantemente. Por lo visto, estamos ante una fecha fraudulenta y mentirosa que ha usurpado por dos milenios un lugar que no le corresponde en el corazón de los cristianos.

, sin embargo nos da los medios y la clave para aproximarnos a una fecha más real. En efecto, sabemos positivamente que Jesús es menor que Juan el Bautista, su primo, en exactamente seis meses (lea cuidadosamente esta evidencia bíblica en Lucas 1:24-38). Elizabeth tenía ya seis meses de embarazo cuando María concibe en su seno sobrenaturalmente a Jesús. La importancia de este dato cien por ciento escritural es que se puede determinar en forma bastante aproximada la fecha del nacimiento del bautista. Zacarías, el padre de Juan, era un sacerdote que ejercía su ministerio en Jerusalén. El ritual judío establecía que cada sacerdote tenía un tiempo definido del año en que servía en el templo. Existían 24 divisiones o cursos de servicio durante el año religioso y este dato es ratificado por el escritor e historiador judío Flavio Josefo, quién en su libro "Antigüedades de los judíos" dice que cada uno de estos turnos o cursos de servicio duraban una semana y que después de seis meses cada sacerdote repetía su turno sirviendo en total dos veces al año (1º Crónicas 24:7-19).

La Biblia no indica en forma específica la fecha exacta del nacimiento de Jesús

El relato de Lucas, en el primer capítulo de su evangelio, declara que Zacarías pertenecía a la clase de Abías y servía en el templo según el orden de su clase (Lucas 1:5,8). La fecha del año correspondiente a esta clase era el octavo en orden, de acuerdo a 1º Crónicas 24:10. Es decir, entre el 27 de Iyar y el 5 de Siván, que en nuestro calendario equivalen a la semana del 1 al 8 de junio. Después de esta semana, Zacarías debió quedarse a ministrar por siete días más porque era obligación de todos los sacerdotes prestar servicio conjunto en las grandes fiestas religiosas (Pentecostés en este caso). Cuando cumplió su ministerio volvió a su casa, distante 45 kilómetros al sur de Jerusalén, en las montañas de Judea, Y SU ESPOSA CONCIBIÓ (Lea Lucas 1: 23-24). Según estos antecedentes, Juan fue engendrado a mediados del mes de junio, entre el 16 y19 del mismo; por lo tanto nació nueve meses después, a mediados del mes de marzo.

Sabemos que Jesús era menor que Juan en seis meses (vea Lucas 1: 26,36). Si añadimos seis meses a contar de marzo, veremos que la fecha del nacimiento de Jesús corresponde a mediados del mes de septiembre (entre el 16 y 19), fecha que está en consonancia con el relato bíblico de los pastores y sus rebaños en el campo, porque evidentemente no era invierno, si no comienzos del otoño en el hemisferio septentrional.

Entonces, si Jesús NO NACIO en diciembre, resulta muy extraño que la cristiandad recuerde su natividad en una fecha que no corresponde para nada con la verdad, la Historia sin embrago nos da la respuesta a esta infamia: el 25 de diciembre era el día en que los paganos celebraban el nacimiento de su DIOS SOLAR, conocido en las diferentes culturas con distintos nombres como Osiris, Horus, Júpiter, Zeus, Baal, Zoroastro, Saturno, Baco, Adonis, Hércules, Mitra, Tammuz, etc.

La religión pagana tomaba al sol como fuente de la vida, como la noche mas larga sucedía alrededor del 21 de diciembre y desde ahí poco a poco la noche se acortaba, se adoptó desde los ritos babilónicos la costumbre de celebrar el 25 de diciembre el nacimiento del dios sol, fuente de la vida el sexo y la fertilidad.

James George Frazer, en su libro, "La rama dorada", dice: "La época invernal era cuando todos los dioses solares, desde Osiris hasta Júpiter y Mitra, celebraban su cumpleaños (...)".

En el Siglo V estas costumbres paganas se habían introducido en la iglesia de Roma de tal forma que sus líderes no pudiendo combatir estas prácticas, las "cristianizaron", sustituyendo al dios solar por Jesús, escamoteando de esta forma a los creyentes la verdadera fiesta de

la Navidad, sustituyéndola por tradiciones paganas, ajenas a la verdad del Evangelio.

Septiembre debe tener para nosotros una nueva connotación CRISTO NACIO EN SEPTIEMBRE... Y esto a prueba de desmentidos.

El título original de este artículo es "La Navidad en septiembre", pero lo he editado, por lo que si desean leelo en su formato primigenio, pueden acceder al siguiente link

Escrito por pastor Miguel Mondaca G. pastormondaca@yahoo.com

{
}
{
}

Comentarios La verdadera fecha del nacimiento de jesús que la iglesia no siga alimentando una mentira que sirve para adorar a otros dioses

Hola!!
bueno, he leído toda esta infrmación porque en mi tarea de Sociales me han pedido que busque la verdadera fecha del nacicmiento de Jesús...
Bueno, esto en verdad fue interesante para mí.

En la parte de:
"Por lo visto, estamos ante una fecha fraudulenta y mentirosa que ha usurpado por dos milenios un lugar que no le corresponde en el corazón de los cristianos."

No creo que debamos tomar a pecho este tipo de cosas. Jesús nació y punto, las tradiciones, es verdad, estan algo idas, pero a fin de cuentas sabemos que nació en algun momentoy que, aunque no sepamos la fecha exacta, o el 25 de diciembre esté tan alejado de la realidad, sepamos que fue un acontecimiento que ha sucedido y que por ellos nos sintamos bien.  Muy aparte de lo que la Biblia y la iglesia hayan dicho o no, y de los numerosos temas sobre si es verdad que existe un Dios, ya que Constantino fue, al parecer, quien modificó la Biblia para hacerse de su propia "religión"  intercalando elementos paganos y cristianos, no es motivo para alterarse.
No somos nadie para decir que Dios no existe...

Investigaciones y religión son cosas que a veces nos resultan muy opuestas, pero eres libre de decidir que creer sin tener que molestarte. Hace unos días en mi clase un compañero se alteró sobre toda esta información. Creo que debemos mantener una mente abierta ante todas estas revelaciones; aceptar aquello que nos haga sentir bien y los demás que elijan lo que les parezca.
Por mi parte, creo que todas las investigaciones, y en sí, el conocimiento y la ciencia, son el medio para llegar a Dios, la forma de buscarlo y de encontrarlo algún día...
Muchos científicos lo han dicho: "Es imposible no mirar al cielo y decir que no hubo un ALGO que creo las estrellas"

Steff Steff 05/09/2009 a las 21:23
que buena pagina
esau esau 09/10/2009 a las 18:53
hola, el nacimiento de jesus el cristo, no es el 25 de diciembre; como nos lo han hecho creer, si no que. El, nacio el dia 19 de marzo. lean este relato. gracias y suerte...

“Nacido, pues Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los Judíos que acaba de nacer? Porque hemos visto su estrella al oriente y venimos a adorarle” (Mateo 2,1-2)
“Después de haber oído al rey, se fueron, y la estrella que habían visto en Oriente les precedía, hasta que vino a pararse encima del lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella sintieron grandísimo gozo, y llegando a la casa, vieron al niño con María, su madre...” (Mateo 2, 9-11)
Era la tercera semana del mes de Marzo del año 7 antes de nuestra Era en la región de Judea. Empezaba a calentar el ambiente, y ya los pastores sacaban su ganado de noche aprovechando el alejamiento de los fríos invernales. Hacía tan solo unas horas que toda una familia se había refugiado al amparo de una gruta utilizada para resguardar el ganado del viento. El jefe de familia era un hombre anciano. Un Ebanista residente en una pequeña población de la Galilea donde la mayoría de las personas pertenecían a la secta de los Esenios.
Como dijimos antes, los Esenios fueron una secta Sadoquita donde se priorizaba el celibato, pero había como una tercera orden dentro de ella, que estaba compuesta por matrimonios, mayormente ubicados en la localidad de lo que hoy es Nazareth (se desconoce el nombre original de dicha población por cuanto Nazareth es un nombre árabe y moderno), tal como se desprende de algunos de los rollos de la Comunidad encontrados en Qúmram. Y como prueba de ello es que en la casa taller de José en Nazareth hay un baño ritual esenio.
Ella, la madre gestante, era tan solo una adolescente. Acababa de cumplir sus catorce años y ya estaba esperando un hijo cuya concepción estaría envuelta en el misterio para todos, pero no para ella que había aceptado ser fecundada a distancia por una insólita luz. Los demás eran los hijos del primer matrimonio de aquel patriarca viudo, que había aceptado, propiamente había sido obligado, a desposarse con la joven por indicación de los sacerdotes del templo de Jerusalén, que con ello deseaban tan solo protegerla, en lo posible, de su propio destino. Ellos sabían que aquella virgen había sido predestinada para una gran misión. Sus primeros años en el templo, donde había sido dejada por sus padres para el servicio, habían sido acompañados por toda suerte de hechos prodigiosos a su alrededor: esferas luminosas, proyecciones de seres de luz, levitación, visiones, etc.
El cansancio y los dolores de parto se estaban intensificando lo que había apurado a aquel pequeño grupo emparentado por las circunstancias, a buscar refugio para recuperar fuerzas. El haberse detenido les había impedido alcanzar la cercana población de Belén, cuna del Rey David. La noche ya estaba cayendo y era peligroso continuar.
Angustiado por los requerimientos de atención de la joven, el anciano carpintero José, como era su nombre, envió a algunos de sus hijos a buscar una partera a Belén. Paso un largo rato y como no volvían, la urgencia lo hizo que enviara al resto para acelerar la llegada de la comadrona. Se quedó así solo con la parturienta, solo para ser testigo de eventos extraordinarios... En su desesperación, aquel hombre justo que había tenido que soportar todo tipo de habladurías y hasta el juicio de los sacerdotes por hacer caso a una visión en sueños donde se le pidió aceptar un Plan Superior en torno a la extraña concepción, salió afuera de la cueva y se puso a mirar a la distancia, y luego, ligeramente más relajado, al cielo. Allí contemplo la presencia de un hermoso lucero en el luminoso cielo estrellado. Pero éste lucero no se mantuvo quieto, sino que empezó a hacer toda suerte de movimientos en zig-zag; y luego se colocó en la vertical donde él se encontraba, empezando a descender vertiginosamente acompañado de una explosión, liberando un extraño vapor a manera de niebla, transformándose rápidamente en una nube, pero clara y brillante.
La caída de aquel cuerpo celeste fue demasiado para el anciano que huyó sin rumbo fijo, alejándose del lugar, llegando precipitadamente a unas colinas cercanas donde había divisado un fuego encendido. Allí se encontraban un grupo de pastores cerca de sus animales. En su angustia ni siquiera se presentó, sólo quería llamar su atención para que vieran como la nube había descendido sobre el improvisado albergue de la gruta. Aún no había recuperado el aliento ni se había calmado del primer susto cuando al hablarles a gritos a aquel grupo de hombres rudos, observó que las flamas del fuego estaban quietas, el viento se había calmado, los pastores estaban estáticos, inmóviles y el ganado tenía la hierba en la boca pero no la estaba comiendo ni se movía. Era como si el tiempo se hubiese detenido para dar cabida a una nueva realidad, la de la esperanza. Se había formado un portal hacia la cuarta dimensión. En ese instante era como si el universo hubiese descendido en la Tierra como comprimiéndose sobre su cabeza y dejando a continuación solo una ventana hacia la nada o hacia el todo. El susto fue mayúsculo para el anciano José que inmediatamente recordó haber dejado sola a Myriam, tal era el nombre de aquella joven y delgada mujer. Por lo que volvió por donde había venido tan rápido como se lo permitían sus cansadas piernas. Al irse acercando pudo contemplar como de la nube que se mantenía como a unos diez metros por encima del suelo, pero cubriendo la mayor parte de la cueva, descendió un haz de luz azul brillante y a través de él, bajaron tres seres luminosos de apariencia humana, pero muy altos en comparación de los extranjeros que solían venir por los caminos de aquella provincia romana. Aquellos hombres de resplandecientes túnicas blancas se dirigieron directamente hacia el interior de la cueva, y José, venciendo sus miedos, fue detrás de ellos. Dentro estaba Myriam acostada sobre la paja que servía de granero al ganado. Ella recibió con expectación y alivio a aquellos enviados del cielo. La carga de la responsabilidad y de la incomprensión de los demás a lo largo de los meses después de que se conoció su embarazo había sido insufrible. Pero ella confiaba que llegado el momento sería reconfortada. El mismo nacimiento de Myriam había sido preparado desde lo Alto, al ser ella hija de padres estériles, fueron estos aleccionados por los visitantes del cielo, advirtiéndoles de la importancia de quien sería su hija.
Dos de los luminosos seres se colocaron al lado de la joven, mientras que el del medio se mantuvo frente a ella. Inmediatamente los tres visitantes se inclinaron ante ella en señal de respeto y reconocimiento de su persona y su sacrificio. Ella estaba representando y a la vez encarnando a la nueva mujer, a la nueva Tierra, a la madre cósmica. Ya no era Raquel la estéril, era ahora Myriam la Virgen.
Aquellos que se encontraban en los laterales extendieron sus manos a cierta distancia por encima del vientre de Myriam, mientras que aquel que se encontraba al frente lo descubrió respetuosamente. Luego alzó sus manos, juntando las palmas y separando los dedos. En ese momento una poderosa energía a manera de esfera de luz se concentró entre las manos y al descender con ellas hacia la joven postrada, efectuó una cesárea totalmente aséptica, extrayendo del interior de la madre al niño predestinado; cortando de inmediato con la misma energía movilizada el cordón umbilical y procediendo de inmediato a limpiarlo para depositarlo luego en los brazos de la madre. Luego, aquel que llevó a cabo la operación selló la herida con la luz, de tal manera que Myriam, la virgen del templo fue virgen antes, durante y después del parto.
Fueron entonces estos seres estelares los primeros en rendirle homenaje a aquel que teniendo el mismo nivel que ellos, llegaría a ser más que ellos. Jesús o Yeshua no era un extraterrestre sino un terrestre extra, un ser humano que a través de muchas encarnaciones en éste planeta, alcanzó un alto nivel de evolución; ya no necesitaba encarnar. Sin embargo, por amor la humanidad acepto volver y durante 30 años se preparó para que durante los tres años de vida pública en él se produjera una simbiosis cósmica, una transmigración, por la cual un ser de la categoría de los Hijos de Dios, un “Hellel” o “Resplandeciente” se introdujo en el cuerpo de Jesús, de tal manera que durante esos tres años, en Jesús hubo dos personas: el Hijo del Hombre y el Hijo de Dios.
Jesús debía venir a recordarle a la humanidad su gran misión; como es la de “aprender a amar y enseñar a amar”.
Pasaron dos años en que la familia debido al portento vivenciado en el lugar se había radicado en Belén. Fue entonces que llegaron a Judea los llamados magos de oriente, miembros de una secreta orden mundial positiva conocida como la Hermandad Blanca de los Retiros Interiores. Ellos venían siguiendo una misteriosa estrella, que no era otra cosa que una nave portadora de los mensajeros del cielo, de los ángeles de antiguo, la que terminó deteniéndose sobre el lugar donde la familia vivía. Hasta allí fueron aquellos hombres santos que habían partido hacía dos años desde Mesopotamia después de haber realizado toda suerte de cálculos astrológicos. Venían trayéndole al niño objetos que le habían pertenecido en su vida anterior, los cuales él pequeño Yeshua, tal era su nombre, pudo reconocer sin dificultad de entre otros más atractivos. Fue suficiente los cálculos y las sincronías para saber que él era el enviado, el liberador, el Mesías esperado; aquel ungido desde antiguo para sacar a la humanidad del único original pecado que la humanidad arrastra, que es la ignorancia. Los Magos Maestros a continuación entregaron a la familia recursos económicos para que se pudieran radicar en Egipto durante algunos años, para preservar así la vida del niño. Después de esto, alabaron a Dios y se regresaron por otro camino consciente de que se había iniciado un Tiempo Nuevo lleno de esperanza, y que algún día la humanidad lo entendería y asumiría el reto de su propia cristificación.
La familia abandonó sigilosamente Belén y la provincia, trasladándose a Alejandría en Egipto, ubicándose al lado de los esenios alejandrinos conocidos como los terapeutas, donde permanecieron hasta que el niño cumplió los cinco años de edad, considerando entonces los mensajes de los sueños llegó el momento de volver, estableciéndose por espacio de un año en una tienda de beduinos al lado del monasterio de Qúmram a orillas del Mar Muerto. En aquel desértico y místico lugar, el pequeño niño crecía día a día en bondad y en sabiduría...
angel angel 21/12/2009 a las 09:47
La fecha del nacimiento de Jesus no es lo importante, lo mas importante es que nacio, para salvar a la humanidad, ya que Dios Amo tanto al mundo que envio a su propio hijo para salvar a la humanidad pecadora, Nuestra Iglesia Catolica  no miente, pues lo que celebramos es el nacimiento de Cristo en nuestros corazones para que cada día le imitemos, le amemos y adoremos como nuestro Dios Trino y uno, hagamos vida las palabras que el nos dejó que son de ayer de hoy y de cada dia, en otras palabras es Actual.
Jose Angel Berrios Jose Angel Berrios 24/12/2009 a las 01:25
Y ustedes que creen??
Q en verdad es verdad o es mentira la verdad o es que es mentira lo que aparenta ser verdad???
Q creen??Q Miguel es Emmanuel o que es Moises o es Elias???
Ustedes que creen en realidad que fue el 25 o fue 16 o el 19 de diciembre de mayo o de septiembre…
En verdad ustedes que creen???
Y si ustedes creen porque permiten que la mentira reine sobre la verdad???
Porque si asi reina la mentira sobre una fecha imaginence toda la mentiras que rondan sobre uno de los tantos hijos de Dios que han estado y estaran entre ustedes…
Dime tu que crees?
Y luche por lo que crees…
Hannibael Hannibael 26/12/2009 a las 17:26
bueno quieo dejarles un link a todos ustedes; tal ves muchos de los que vean el video se van a sentir muy disgustados con lo que se pretende mostrar acerca de las religiones ; pero tal ves para otros sea un fuente de inspiracion para investigar mas acerca del tema y no quedarse con lo que se nos impone desde la organizacion politica de las religiones.
http://video.google.com/videoplay?docid=8883910961351786332#
SUXNN SUXNN 23/02/2010 a las 13:37
Hola y Dios los bendiga a todos. Hace casi 10 meses que soy cristiano y ya hace un par de noches que no puedo dormir porque me di cuenta que la Iglesia Apostólica nos viene mintiendo hace ya dos milenios, mas aun sabiendo que todo este tiempo festejamos a dioses que no tienen nada que ver con Jesús. Voy a seguir investigando, no me importa "patear el hormiguero" y si por el nombre de Jesús pierdo la vida, escrito está. Gracias por estos datos, los cuales son muy convincentes.  Lo importante es que Cristo vive. Quizás alguna vez sepamos la verdadera fecha exacta del nacimiento de la persona mas importante de la historia de la humanidad...
Germán Germán 20/04/2010 a las 07:05
He leido mucho sobre la vida de jesucristo, y hasta donde se nacio bajo el signo de leo el 21 de agosto
lucia lucia 02/09/2010 a las 20:43
Estoy investigando esa fecha y la ecuento más acertada que el 25 de Diciembre, por lo que dice la biblia que es la que contine el relato de la vida de Jesucristo y es en la biblia en la que tenemos que apoyarnos , por esa orientación y que Dios le bendiga
natalio Muñoz natalio Muñoz 28/11/2010 a las 19:55
Dios les bendiga,   todas las investigaciones recientemente hechas no solo por los grandes religioso sino tambien por los cientificos, basandose ellos en evidencias reales no ficticias sobre el nacimiento verdadero de nuestro Señor Jesucristo nos muestran que este evento tan especial no se dio en el mes de dicciembre, ya que esta fecha si era festejada por los seguidores de Nimrod y semiramis y que el paganismo al momento de mezclarce con el cristianismo aporto tan singular evento, pero esto ya es otra historia de larga escritura, lo que realmente quiero decir es que las tradicciones cada dia nos separan del Dios verdadero esclavizandonos cada dia y haciendo mercaderia en esto. DEJA QUE JESUS MORE EN TU VIDA, Y ALEJATE DE TODA TRADICION VANA.........SI CONFESARES QUE JESUCRISTO ES EL SEÑOR SERAS VERDADERAMENTE SALVO Y GOZARAS DE UNA ETERNIDAD EN GLORIA ALEJADO DE ESE LUGAR ESPANTOSO DEL CUAL HABLA LA BIBLIA EL INFIERNO.....BENDICIONES
nerida nerida 23/12/2010 a las 00:25
que interés tiene si nacio el 25 de diciembre o en septiembre ,octubre o el mes que sea cambia en algo mi vida cristiana???? dejemos nos de contratiempos lo importante es que cada día el nazca cada día en nuestro corazón  
Bendiciones, respeto la opinion de cada persona q ha dejado su comentario  pero lo unico cierto de todo esto es q la iglesia catolica a confundido a mucha gente x eso la gente celebra el disq nacimiento de jesusu en una fecha q la varda no se para q la inventaron. Lamento profundamentre q muchas gente incauta este cegada a la verdad sobre Jesus. 
vedy vedy 24/12/2010 a las 00:20
Estoy de acuerdo que lo importante no es la fecha sino la magnitud del evento, el nacimiento de uno de los mas grandes profetas que haya vivido en la tierra, sin embargo si jesus cambio la historia, como de hecho todos lo sabemos pues nos referimos al tiempo en funcion de años o siglos antes o despues de Jesucristo, entonces que fecha exacta define ese cambio en la nomenclatura del tiempo. En el nacimiento o en la muerte?. En pocas palabras tenemos un error de concepto al tratar de especificar una fecha pues en algun momento debió terminar el tiempo antes de jesucristo y debió comenzar el primer dia, del primer año, del primer siglo despues de Jesucristo y lo mas sensato seria que comenzara por el primer dia del primer mes del año 0001.
Santiago Santiago 24/03/2011 a las 00:56
Santiago, me gusta mucho tu reflecciòn.
Pero tambièn esto tiene que ver con la intenciòn de desviar el eje.
Del creador, para dividir y Lucifer sume mas fuerzas.
Festejando fiestas paganas en las cuales no es una fiesta en realidad religiosa.
Y que coincide justamente esa fecha, con una fiesta Satanica.
Tampoco puedo ser tan contudente ya que si los historiadores todavìa no se pusieron de acuerdo, yo estoy menos autorizado para decretar que es asì.
Saludos y gracias por tu comentario 
He qui La verdad.
Relato de Santiago, hermano del Señor
El año 303 de Alejandro, el 31 del mes de adar, el primer día de la semana, a la hora tercera del día, María tomó su cántaro, y fue a la fuente en busca de agua. Y oyó una voz que decía: Regocíjate, Virgen María. Súbitamente, María se turbó, y quedó helada de espanto. Y miró a derecha y a izquierda, y, no viendo a nadie, se preguntó: ¿De dónde ha partido la voz que se ha dirigido a mí? Y, recogiendo su cántaro, marchó precipitadamente a su casa, cuya puerta cerró y encerrojó cuidadosamente. Después, se recogió, silenciosa, en el fondo de la casa. Y, en el estupo de su espíritu, se decía con asombro: ¿Qué saludo es que se me ha hecho? ¿Cuál es el que me conoce, y sabe de antemano quién soy? ¿A quién he visto yo que pueda hablarme en esos términos? Y, pensando en todas esta cosas, se estremecía y temblaba.
Sigue ahora
 
14. Y, cuando tuvo lugar la anunciación del ángel a María, el embarazo de Isabel duraba ya desde su comienzo el 20 de tesrín, lo que hace el 9 de octubre, y de esta fecha al 15 de nisan, es decir, al 6 de abril, habían transcurrido ciento ochenta días, lo que hace seis meses. Entonces comenzó la encarnación del Cristo, por la cual tomó carne en la Virgen Santa. Y un día, ésta, reflexionando, se dijo: Iré a ver a mi prima Isabel, le contaré todo lo ocurrido, y cuanto ella me diga, otro tanto haré. Y envió a José, a Bethlehem, un mensaje concebido en estos términos: Te ruego que me dejes ir a ver a Isabel, mi prima. Y José le permitió ir, y ella salió a escondidas a punto de amanecer y, dirigiéndose hacia las montañas de Judea, llegó a la villa de Judá. Y entró en la morada de Zacarías, y saludó a su parienta.
 Día exacto del nacimiento de Jesús.
 
5. Y así caminaban, en un frío día de invierno, el 21 del mes de tébéth, que es el 6 de enero. Y, como llegaron a un pasaje desolado, que había sido otrora la ciudad real llamada Bethlehem, a la hora sexta del día, que era un jueves, María dijo a José: Bájame del asno, porque el niño me hace sufrir. Y José exclamó: ¡Ay, qué negra suerte la mía! He aquí que mi esposa va a dar a luz, no en un sitio habitado, sino en un lugar desierto e inculto, en que no hay ninguna posada. ¿Dónde iré, pues? ¿Dónde la conduciré, para que repose? No hay aquí, ni casa, ni abrigo con techado, a cubierto del cual pueda ocultar su desnudez Y SIGUE . 
AHORA POR QUE CELABRAN EL DIA 24 SU NACIMIENTO SEGÚN LA IGLECIA ROMA Y CATOLICA PERO NO CRISTIANA POR ESTO. lean
Hasta el siglo III no tenemos noticias sobre la fecha del nacimiento de Jesús. Los primeros testimonios de Padres y escritores eclesiásticos señalan diversas fechas. El primer testimonio indirecto de que la natividad de Cristo fuese el 25 de diciembre lo ofrece Sexto Julio Africano el año 221. La primera referencia directa de su celebración es la del calendario litúrgico filocaliano del año 354 (MGH, IX,I, 13-196): VIII kal. Ian. natus Christus in Betleem Iudeae (“el 25 de diciembre nació Cristo en Belén de Judea”). A partir del siglo IV los testimonios de este día como fecha del nacimiento de Cristo son comunes en la tradición occidental, mientras que en la oriental prevalece la fecha del 6 de enero.
Una explicación bastante difundida es que los cristianos optaron por ese día porque, a partir del año 274, el 25 de diciembre se celebraba en Roma el dies natalis Solis invicti, el día del nacimiento del Sol invicto, la victoria de la luz sobre la noche más larga del año. Esta explicación se apoya en que la liturgia de Navidad y los Padres de la época establecen un paralelismo entre el nacimiento de Jesucristo y expresiones bíblicas como «sol de justicia» y «luz del mundo». Sin embargo, no hay pruebas de que esto fuera así y parece difícil imaginarse que los cristianos de aquel entonces quisieran adaptar fiestas paganas al calendario litúrgico, especialmente cuando acababan de experimentar la persecución. Es posible, no obstante, que con el transcurso del tiempo la fiesta cristiana fuera asimilando la fiesta pagana.
Otra explicación más plausible hace depender la fecha del nacimiento de Jesús de la fecha de su encarnación, que a su vez se relacionaba con la fecha de su muerte. En un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios se afirma que “nuestro Señor fue concebido el 8 de las kalendas de Abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día de la pasión del Señor y de su concepción, pues fue concebido el mismo día que murió”.
ESTA ES LA VERDAD:
En la tradición oriental, apoyándose en otro calendario, la pasión y la encarnación del Señor se celebraban el 6 de abril, fecha que concuerda con la celebración de la Navidad el 6 de enero
PARA ELLO ESTOY HACIENDO UN LIBRO BIBLICO CON TODA LA INFORMACION  DE MUCHAS PREJUNTAS E INTEROGANTE QUE NO ESTAN EXPLICADOS EN LA BIBLIA ACTUAL.
EN DONDE SE DESPEJARAN MUCHAS DUDAS E INCONTITAS Y CONOCERAN LA VERDAD.
UN SALUDOS A TODOS EN EL NOBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO. AMEN.
SU PROFETA. AMI
JULIAN.
el profeta el profeta 25/06/2011 a las 23:45
He qui La verdad.
Relato de Santiago, hermano del Señor
El año 303 de Alejandro, el 31 del mes de adar, el primer día de la semana, a la hora tercera del día, María tomó su cántaro, y fue a la fuente en busca de agua. Y oyó una voz que decía: Regocíjate, Virgen María. Súbitamente, María se turbó, y quedó helada de espanto. Y miró a derecha y a izquierda, y, no viendo a nadie, se preguntó: ¿De dónde ha partido la voz que se ha dirigido a mí? Y, recogiendo su cántaro, marchó precipitadamente a su casa, cuya puerta cerró y encerrojó cuidadosamente. Después, se recogió, silenciosa, en el fondo de la casa. Y, en el estupo de su espíritu, se decía con asombro: ¿Qué saludo es que se me ha hecho? ¿Cuál es el que me conoce, y sabe de antemano quién soy? ¿A quién he visto yo que pueda hablarme en esos términos? Y, pensando en todas esta cosas, se estremecía y temblaba.
Sigue ahora
 
14. Y, cuando tuvo lugar la anunciación del ángel a María, el embarazo de Isabel duraba ya desde su comienzo el 20 de tesrín, lo que hace el 9 de octubre, y de esta fecha al 15 de nisan, es decir, al 6 de abril, habían transcurrido ciento ochenta días, lo que hace seis meses. Entonces comenzó la encarnación del Cristo, por la cual tomó carne en la Virgen Santa. Y un día, ésta, reflexionando, se dijo: Iré a ver a mi prima Isabel, le contaré todo lo ocurrido, y cuanto ella me diga, otro tanto haré. Y envió a José, a Bethlehem, un mensaje concebido en estos términos: Te ruego que me dejes ir a ver a Isabel, mi prima. Y José le permitió ir, y ella salió a escondidas a punto de amanecer y, dirigiéndose hacia las montañas de Judea, llegó a la villa de Judá. Y entró en la morada de Zacarías, y saludó a su parienta.
 Día exacto del nacimiento de Jesús.
 
5. Y así caminaban, en un frío día de invierno, el 21 del mes de tébéth, que es el 6 de enero. Y, como llegaron a un pasaje desolado, que había sido otrora la ciudad real llamada Bethlehem, a la hora sexta del día, que era un jueves, María dijo a José: Bájame del asno, porque el niño me hace sufrir. Y José exclamó: ¡Ay, qué negra suerte la mía! He aquí que mi esposa va a dar a luz, no en un sitio habitado, sino en un lugar desierto e inculto, en que no hay ninguna posada. ¿Dónde iré, pues? ¿Dónde la conduciré, para que repose? No hay aquí, ni casa, ni abrigo con techado, a cubierto del cual pueda ocultar su desnudez Y SIGUE . 
AHORA POR QUE CELABRAN EL DIA 24 SU NACIMIENTO SEGÚN LA IGLECIA ROMA Y CATOLICA PERO NO CRISTIANA POR ESTO. lean
Hasta el siglo III no tenemos noticias sobre la fecha del nacimiento de Jesús. Los primeros testimonios de Padres y escritores eclesiásticos señalan diversas fechas. El primer testimonio indirecto de que la natividad de Cristo fuese el 25 de diciembre lo ofrece Sexto Julio Africano el año 221. La primera referencia directa de su celebración es la del calendario litúrgico filocaliano del año 354 (MGH, IX,I, 13-196): VIII kal. Ian. natus Christus in Betleem Iudeae (“el 25 de diciembre nació Cristo en Belén de Judea”). A partir del siglo IV los testimonios de este día como fecha del nacimiento de Cristo son comunes en la tradición occidental, mientras que en la oriental prevalece la fecha del 6 de enero.
Una explicación bastante difundida es que los cristianos optaron por ese día porque, a partir del año 274, el 25 de diciembre se celebraba en Roma el dies natalis Solis invicti, el día del nacimiento del Sol invicto, la victoria de la luz sobre la noche más larga del año. Esta explicación se apoya en que la liturgia de Navidad y los Padres de la época establecen un paralelismo entre el nacimiento de Jesucristo y expresiones bíblicas como «sol de justicia» y «luz del mundo». Sin embargo, no hay pruebas de que esto fuera así y parece difícil imaginarse que los cristianos de aquel entonces quisieran adaptar fiestas paganas al calendario litúrgico, especialmente cuando acababan de experimentar la persecución. Es posible, no obstante, que con el transcurso del tiempo la fiesta cristiana fuera asimilando la fiesta pagana.
Otra explicación más plausible hace depender la fecha del nacimiento de Jesús de la fecha de su encarnación, que a su vez se relacionaba con la fecha de su muerte. En un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios se afirma que “nuestro Señor fue concebido el 8 de las kalendas de Abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día de la pasión del Señor y de su concepción, pues fue concebido el mismo día que murió”.
ESTA ES LA VERDAD:
En la tradición oriental, apoyándose en otro calendario, la pasión y la encarnación del Señor se celebraban el 6 de abril, fecha que concuerda con la celebración de la Navidad el 6 de enero
PARA ELLO ESTOY HACIENDO UN LIBRO BIBLICO CON TODA LA INFORMACION  DE MUCHAS PREJUNTAS E INTEROGANTE QUE NO ESTAN EXPLICADOS EN LA BIBLIA ACTUAL.
EN DONDE SE DESPEJARAN MUCHAS DUDAS E INCONTITAS Y CONOCERAN LA VERDAD.
UN SALUDOS A TODOS EN EL NOBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO. AMEN.
SU PROFETA. AMI
JULIAN.
el profeta el profeta 25/06/2011 a las 23:48
He qui La verdad.
Relato de Santiago, hermano del Señor
El año 303 de Alejandro, el 31 del mes de adar, el primer día de la semana, a la hora tercera del día, María tomó su cántaro, y fue a la fuente en busca de agua. Y oyó una voz que decía: Regocíjate, Virgen María. Súbitamente, María se turbó, y quedó helada de espanto. Y miró a derecha y a izquierda, y, no viendo a nadie, se preguntó: ¿De dónde ha partido la voz que se ha dirigido a mí? Y, recogiendo su cántaro, marchó precipitadamente a su casa, cuya puerta cerró y encerrojó cuidadosamente. Después, se recogió, silenciosa, en el fondo de la casa. Y, en el estupo de su espíritu, se decía con asombro: ¿Qué saludo es que se me ha hecho? ¿Cuál es el que me conoce, y sabe de antemano quién soy? ¿A quién he visto yo que pueda hablarme en esos términos? Y, pensando en todas esta cosas, se estremecía y temblaba.
Sigue ahora
 
14. Y, cuando tuvo lugar la anunciación del ángel a María, el embarazo de Isabel duraba ya desde su comienzo el 20 de tesrín, lo que hace el 9 de octubre, y de esta fecha al 15 de nisan, es decir, al 6 de abril, habían transcurrido ciento ochenta días, lo que hace seis meses. Entonces comenzó la encarnación del Cristo, por la cual tomó carne en la Virgen Santa. Y un día, ésta, reflexionando, se dijo: Iré a ver a mi prima Isabel, le contaré todo lo ocurrido, y cuanto ella me diga, otro tanto haré. Y envió a José, a Bethlehem, un mensaje concebido en estos términos: Te ruego que me dejes ir a ver a Isabel, mi prima. Y José le permitió ir, y ella salió a escondidas a punto de amanecer y, dirigiéndose hacia las montañas de Judea, llegó a la villa de Judá. Y entró en la morada de Zacarías, y saludó a su parienta.
 Día exacto del nacimiento de Jesús.
 
5. Y así caminaban, en un frío día de invierno, el 21 del mes de tébéth, que es el 6 de enero. Y, como llegaron a un pasaje desolado, que había sido otrora la ciudad real llamada Bethlehem, a la hora sexta del día, que era un jueves, María dijo a José: Bájame del asno, porque el niño me hace sufrir. Y José exclamó: ¡Ay, qué negra suerte la mía! He aquí que mi esposa va a dar a luz, no en un sitio habitado, sino en un lugar desierto e inculto, en que no hay ninguna posada. ¿Dónde iré, pues? ¿Dónde la conduciré, para que repose? No hay aquí, ni casa, ni abrigo con techado, a cubierto del cual pueda ocultar su desnudez Y SIGUE . 
AHORA POR QUE CELABRAN EL DIA 24 SU NACIMIENTO SEGÚN LA IGLECIA ROMA Y CATOLICA PERO NO CRISTIANA POR ESTO. lean
Hasta el siglo III no tenemos noticias sobre la fecha del nacimiento de Jesús. Los primeros testimonios de Padres y escritores eclesiásticos señalan diversas fechas. El primer testimonio indirecto de que la natividad de Cristo fuese el 25 de diciembre lo ofrece Sexto Julio Africano el año 221. La primera referencia directa de su celebración es la del calendario litúrgico filocaliano del año 354 (MGH, IX,I, 13-196): VIII kal. Ian. natus Christus in Betleem Iudeae (“el 25 de diciembre nació Cristo en Belén de Judea”). A partir del siglo IV los testimonios de este día como fecha del nacimiento de Cristo son comunes en la tradición occidental, mientras que en la oriental prevalece la fecha del 6 de enero.
Una explicación bastante difundida es que los cristianos optaron por ese día porque, a partir del año 274, el 25 de diciembre se celebraba en Roma el dies natalis Solis invicti, el día del nacimiento del Sol invicto, la victoria de la luz sobre la noche más larga del año. Esta explicación se apoya en que la liturgia de Navidad y los Padres de la época establecen un paralelismo entre el nacimiento de Jesucristo y expresiones bíblicas como «sol de justicia» y «luz del mundo». Sin embargo, no hay pruebas de que esto fuera así y parece difícil imaginarse que los cristianos de aquel entonces quisieran adaptar fiestas paganas al calendario litúrgico, especialmente cuando acababan de experimentar la persecución. Es posible, no obstante, que con el transcurso del tiempo la fiesta cristiana fuera asimilando la fiesta pagana.
Otra explicación más plausible hace depender la fecha del nacimiento de Jesús de la fecha de su encarnación, que a su vez se relacionaba con la fecha de su muerte. En un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios se afirma que “nuestro Señor fue concebido el 8 de las kalendas de Abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día de la pasión del Señor y de su concepción, pues fue concebido el mismo día que murió”.
ESTA ES LA VERDAD:
En la tradición oriental, apoyándose en otro calendario, la pasión y la encarnación del Señor se celebraban el 6 de abril, fecha que concuerda con la celebración de la Navidad el 6 de enero
PARA ELLO ESTOY HACIENDO UN LIBRO BIBLICO CON TODA LA INFORMACION  DE MUCHAS PREJUNTAS E INTEROGANTE QUE NO ESTAN EXPLICADOS EN LA BIBLIA ACTUAL.
EN DONDE SE DESPEJARAN MUCHAS DUDAS E INCONTITAS Y CONOCERAN LA VERDAD.
UN SALUDOS A TODOS EN EL NOBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO. AMEN.
SU PROFETA. AMI
JULIAN.
el profeta el profeta 25/06/2011 a las 23:48
Bueno, pero a mi me lo han dichos varios sacerdotes que hay escritos en donde dicen que JESUS pudo haber nacido un 24 de Marzo, y esta fecha no coincide con la que dice esta pagina, es dificil de saber.....
Andrea Andrea 23/08/2011 a las 00:40
Gracias por la investigacion y revelar informacion que nos da nueva perspectiva de ver datos historicos que estan mal investigados, como dice dios el ser humano poco a poco se le iran revelando los misterios, es bueno saber estos datos por que dios merece respeto y me parece mal que se le celebre su nacimiento en una fecha que no es y peor que sea una fiesta para un dios pagano.
ahora que ya savemos como son las cosas celebremos navidad como una fiesta de paz, compresion y sobre todo amor, pero sin asociar el nacimiento de dios que   creo que no se molestaria por eso,  pero si sabiendo lo que conocemos ahora y sigamos en lo mismo.
Saludos al pastor chileno Miguel Mondaca y a todos los Ciber Nautas que lean esto. 




PELICULERO PELICULERO 22/12/2011 a las 02:36
La fecha del nacimiento de Jesús, es una fecha escogida por algún motivo en particular, quizás teniendo en cuenta el nacimiento del DIOS SOLAR o tal vez de otro acontecimiento en particular, pero lo que si es cierto, es que la mano del capitalismo facilista y contundente, ha venido creando y alimentando estas expectativas al punto de convertirlas en un fortín lucrativo, para la fecha Decembrina, que es a lo que por lo general los ciudadanos, prestan más atención. Por otro lado, han creado la competencia adicional de algo que comúnmente ellos llaman competencia mercantil o comercial, con el objeto de poder mostrar mas vivamente sus negocios alrededor de estas fiesta, por tal motivo, aparece el famoso PAPÁ NOEL o SANTA CLAUS, alegoricamente representada en SAN NICOLAS, que tampoco al parecer tiene ninguna relación.
Roger Eduardo Hernández Julio Roger Eduardo Hernández Julio 12/12/2012 a las 22:58

Deja tu comentario La verdadera fecha del nacimiento de jesús que la iglesia no siga alimentando una mentira que sirve para adorar a otros dioses

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre